Tipos de expositores para punto de venta

Tipos de expositores para punto de venta

En entradas anteriores de este blog hemos hablado de la importancia del packaging como embajador de una marca. No es de extrañar que se ponga el foco en este elemento ya que según estudios de marketing se tarda 20 segundos en mirar la estantería en el punto de venta y tan solo 8 en escoger cuál será el producto elegido.  

Interesa dar importancia a todo aquello que contiene y rodea al producto en sí. No solo el packaging como tal, sino todos los elementos PLV (entre los que se encuentran los expositores) deben jugar un papel protagonista dentro de la estrategia de una compañía. 

En este post haremos un repaso de los principales tipos de expositores en el punto de venta que existen y tambíén nos detendremos en varios puntos de interés dentro de estos elementos en particular y del mundo del PLV en general. 

 

Principales ventajas de tener tu producto en expositores:

– Permite que tu producto llame la atención del consumidor e influya en su decisión de compra.

– Hace que haya una diferenciación con respecto a la competencia: tu producto está más visible, es más atractivo.

– Ayuda a generar branding al poder realizar una personalización ad hoc

– Es un elemento económico, de fácil transporte y almacenaje; lo que permite amortizar el coste al poder usarlo en diferentes ocasiones y espacios. 

– Hace que tu producto aparezca de manera ordenada y muy accesible. 

Cuando entras en un punto de venta hay tantas opciones donde escoger que parece imprescindible (para aquellas empresas que utilizan el retail como canal de venta habitual) conseguir diferenciarse de alguna manera. Cada vez es más difícil llamar la atención y sobresalir, por lo que apoyarse en este tipo de elementos es sin duda un acierto. Pero vayamos por partes… 

¿Qué es PLV?

Literalmente significa Publicidad en el Lugar de Venta. A menudo se le conoce también por sus siglas en inglés Point of Sale: POS. Este término engloba los elementos y materiales que se colocan en el punto de venta con el objetivo de llamar la atención del potencial consumidor para que decida comprar unos determinados productos. 

El PLV ha de colocarse estratégicamente para que llame al máximo la atención y sea lo más atractivo y visible posible. Diferenciamos dos tipos en función de dónde lo encontremos: 

POP: Point of Purchase: 

El PLV que se instala en el lugar en donde el cliente hace la compra. 

POS: Point of Sale: 

El PLV que se coloca cerca de la zona de pago, para incentivar la compra por impulso.

Son muchos los tipos de PLV y expositores entre los que escoger y dependerá de factores como el presupuesto con el que se cuente, el espacio que se disponga, el tamaño del producto y los objetivos que se quieran alcanzar, lo que nos ayudarán a escoger uno u otro. 

Tipos de expositores en punto de venta

Los más habituales son: 

  • Expositores de suelo o floorstand:

    Son el elemento ideal para exponer grandes cantidades de material. Perfectos por ejemplo cuando se quiere destacar varias familias de producto en un mismo espacio. 

  • Expositores de sobremesa:

    Perfecto como POS para incentivar la compra impulsiva. Suelen colocarse en lugares estratégicos y muy visibles como en los mostradores o en las salidas de caja. 

  • Lineales:

    Para conseguir que un producto destaque por encima de los demás mediante elementos como regletas, stoppers, glosificadores… 

  • Displays:

    Son elementos únicamente comunicativos que algunas veces contienen muestras del producto destacado. Son perfectos para promocionar una campaña o producto concreto. 

  • Box Palet:

    ¡Solución 2 en 1! Se utilizan sobre todo en gran consumo y sirve tanto para embalaje como para exponer. Se transportan ya montados por lo que se reduce el tiempo de manipulado en la tienda. 

  • De escaparate:

    Estos elementos suelen combinar varios tipos de PLV como display, gran formato… con el objetivo de ser lo más atractivos posible. Al estar en un lugar tan privilegiado, debe ser visualmente potente. 

  • Góndola:

    Perfecto para mostrar una gran cantidad de productos. Por su dimensión suelen estar presentes en tiendas muy grandes. Permite mostrar mucho a la vez porque se puede utilizar las 4 caras del mueble. 

  • Gran Formato:

    Se suelen utilizar para campañas puntuales de gran impacto y no suelen realizarse muchas unidades. Se encuentran en espacios grandes como escaparates, centros de islas de supermercados…

¿Qué tener en cuenta antes de fabricar un expositor ?

– Diseño:

Acorde con la imagen de marca del producto. Ha de ser llamativo para captar la atención del consumidor e incentivar la compra.

– Tamaño:

A definir en función del espacio disponible en el punto de venta, y la cantidad de productos a exponer.

– Presentación del producto:

El expositor ha de asegurar que el producto se presente de forma organizada y llamativa.

– Iluminación:

Junto con una escenografía bien planteada, son aspectos importantes a tener en cuenta.

– Ubicación:

Es recomendable ubicarlos en lugares frescos y secos para asegurar una buena durabilidad.

Sin duda un universo enorme de posibilidades para lograr los objetivos de venta de cada marca y compañía.

Cada año los premios Popai galardonan y homenajean a las mejores creaciones en PLV, de diseño y de digitalización en el punto de venta. Echa un vistazo a los nominados de esta edición que tendrá lugar el 15 de septiembre en París.

En Sentinel podemos asesorarte sobre qué expositores son los más convenientes para tu estrategia en punto de venta. Contáctanos sin compromiso. 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

COMPARTIR

Share This

Copy Link to Clipboard

Copy